martes, 25 de marzo de 2014

Goulash húngaro



Este es uno de esos platos de origen muy humilde, que hoy día lo podemos encontrar en muy buenos restaurantes. Según dicen, inicialmente era una sopa espesa hecha en un caldero, que derivó en un estofado y nunca suele llevar patatas y/o zanahorias, creo que tampoco. Se solía preparar con carne de vaca o buey y también de cerdo o cordero, aunque creo que la más conocida es la de vaca o ternera. Es un plato muy sencillo de elaborar y la única pega que tiene es que necesita de muchas horas de cocción a fuego lento, porque en olla rápida no queda igual de rico ni de lejos, por mucho que se diga.

En mi caso para este tipo de plato utilizo jarrete/conill/morcillo/zancarrón/osobucco de ternera, que son el mismo corte y pieza de la carne, salvo que el último lleva el hueso. Es una carne muy gelatinosa, también muy utilizada en los cocidos, carn d'olla o pucheros con su pringá, por lo amorosa, tierna y gustosa que queda. 

El goulash siempre acostumbro a hacerlo un día antes, pues como muchos de estos guisos, asentadito es mucho más sabroso. Poco antes de servirlo, lo caliento y añado unas patatas fritas en taquitos que le van divinamente. La diferencia entre este plato y el estofado de ternera tradicional de mi madre, está en alguno de sus ingredientes, como el picante y el abundante pimentón que lleva el goulash, por lo demás es casi idéntico e igual de divino.

Y el otro día al ver que una buena amiga publicó un goulash buenísimo, recordé que llevo años sin hacerlo, ya que como muchas otras recetas, cuando los hijos son pequeños o malos comedores, se acostumbran a guardar en el cajón del olvido y me apetecía muchísimo volverlo a preparar, cosa que ahora mis nenas valoran y mi marido celebra!!!

Pues vamos con la receta.

Ingredientes:

Un kilo de jarrete/morcillo de ternera, limpia de grasa gorda y telillas y cortada en trozos de unos dos cm o a tacos pequeños.
Un kilo de cebollas blancas.
Dos pimientos verdes, tipo italiano.
Dos dientes de ajo hermosos.
Tres tomates maduros grandes.
Medio kilo de zanahorias.
Un kilo de patatas.
Dos hojas de laurel.
Una cucharada sopera de pimentón dulce de calidad.
Una cucharadita de postre de comino molido.
Una pizca de nuez moscada.
Una cucharadita de azúcar.
Una pizca de pimienta de cayena molida.
Medio litro de vino tinto bueno. 
Aceite de oliva virgen extra.
Harina para la carne.
Medio litro de caldo de carne o en su defecto una pastilla de concentrado y la misma cantidad de agua.
Sal, paciencia y mucho cariño, como siempre.


Preparación:

Repasamos la carne de grasa y telillas, la lavamos, escurrimos, secamos y salpimentamos ligeramente... En una cazuela de barro o hierro como siempre en mi caso, ponemos un chorretón de aceite de oliva y cuando esté bien caliente doramos bien la carne previamente enharinada, apartamos y reservamos.


En el mismo aceite pochamos a fuego lento las cebollas picadas muy finamente, (yo utilizo la picadora, pero sin dejarlas hechas puré) a continuación los pimientos y los ajos, cuando esté todo doradito añadimos el pimentón le damos unas vueltas y agregamos los tomates rallados o triturados, el azúcar, las zanahorias peladas, lavadas y cortadas en rodajas gorditas y el laurel, removemos y dejamos sofreír a fuego lento destapado, removiendo de vez en cuando hasta que esté todo casi en el aceite, como media hora o más.


Entonces agregamos la carne reservada, mezclamos bien y añadimos el vino, dejamos cocer unos minutos a fuego medio y añadimos el caldo, el resto de las especias, la sal y dejamos cocer a fuego lento y tapado durante unas tres horas o hasta que la carne esté muy tierna y removiendo de vez en cuando para que no se pegue. Cuando esté apagamos y reservamos hasta el momento de servir.


Una media hora antes de servir calentamos el goulash a fuego bajo. Pelamos, lavamos y cortamos las patatas en tacos no muy grandes, las freímos en abundante aceite de oliva, salamos, dejamos escurrir en una fuente con papel de cocina y volcamos en la cazuela, mezclamos todo con cuidado de no romper la carne y dejamos reposar destapado y al calor. Servimos bien caliente, junto a un buen vino tinto y abundante pan blanco y ya lo tenemos listo para disfrutar!!!

Si lo hacéis la víspera y poneis las patatas como he indicado, disfrutaréis de todo su sabor y de una salsita que se liga sola.

Espero que os guste!!!
Bon profit..!!!



36 comentarios:

  1. uyyy Mina, con lo que me gustan a mí este tipo de recetas, me encanta y tomo nota yaaaaaa!!! besotes preciosa.

    comoaguaparachocolate-myriam.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que están muy ricos...!!! Además con este tiempo loco que tenemos todavía apetecen estos platos contundentes...
      Besotes guapísima..!!!

      Eliminar
  2. Te quedo divino, menuda pinta tiene, no se te resiste nada, buenooooo, estoy esperando alguna tarta, jajajajajaja.
    Un beso fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias preciosa y no seas malota...!!!! Sabes que la repostería no es lo mío, aunque alguna cosita hago... Jajajaa ;)
      Besotesss..!!!

      Eliminar
  3. Que rica, yo la publique hace poco y es que esta deliciosa, verdad? la salsita para mojar y no parar ;) QUe pintaza!
    Besotesssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa...!!! A mi es que se me apeteció cuando vi la que Conchi publicó el otro día y me faltó tiempo para buscar la receta que hago siempre y comprar el jarrete...jajajaa Y mis nena peque que no la había comido nunca disfrutó, hasta mojando en la salsita... Después paso a ver tu receta ;)
      Besotesss...!!!

      Eliminar
  4. Hole Mestressa me quedo por tus fogones, que me parece de lo mas rico todo!!, y que bien que te he conocido, desde otro blog amigo, petons!
    Silvia
    http://chup-chup-chup.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Silvia, bienvenida a mi cocina, me alegra que te guste...!!! Así he conocido también muchos blogs cosa que me encanta, cuanto tenga un ratín me paso por el tuyo...
      Petons..!!!

      Eliminar
    2. por algo de blogger, no me deja hacerme seguidora aqui, me falla algo.
      pero me da igual porque te tengo desde bloglovin, petons

      Eliminar
    3. Eso me está pasando a mi Silvia, pero si en esa misma ventana clicas en opciones funciona, que hace unos días ni eso. Blogger lleva unos días fatal de necesidad...
      Petonetsss..!!!

      Eliminar
  5. Mina, te tenía en facebook, pero no en el blog. Este plato es un lujazo!!!! me lo llevo.
    Muxus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rosa, gracias y bienvenida...!!! Es un plato muy sencillo y muy sabroso, la melosidad de esta carne es una maravilla...
      Petonts..!!!

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Gracias...!!! Está más rico de lo que parece.... ;)
      Saluditos..!!!

      Eliminar
  7. Que razón tienes cuando dices que esta clase de platos no quedan igual en olla rápida, vamos que ni se le parecen.
    Son platos que requieren mucho tiempo y paciencia y que a veces no disponemos de ninguno de esos dos ingredientes esenciales.
    A mi , particularmente es un plato que me encanta y aún recuerdo perfectamente cuando en Budapest mi menú de más de una noche era el goulash y de postre strudel!!
    Gracias Mina, por evocar mis buenos recuerdos!
    Besos
    Maria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti María, me alegra que te haya traído buenos recuerdos el goulash y anda que no cenabas bien caray...!!! Jajaja Y como bien dices a veces estas cosas apenas se preparan por el tiempo que lleva hacerlas y es una pena, con lo ricas que están, por eso cuando tengo más tiempo aprovecho...
      Besos..!!!

      Eliminar
  8. Me.encanta este plato!!! Solo lo prepare una vez y no se por qué... Porque en casa les encantó!!! Gracias por recordarmelo....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ti guapa...!!! Es que a veces por mucho que nos guste una comida, no solemos repetirla y no se porque, a mi también me ha pasado con algunas platos...
      Besotes...!!!

      Eliminar
  9. Madre mia Mina¡¡¡ Me he puesto literalmente las botas solo con las fotos. Debe estar exquisito. Me encanta estas carnes tan gelatinosas y tiernas despues de una larga cocción, aunque si que es verdad que yo estoy ahora en el periodo de niños y pocas recetas así puedo hacer, vamos contadas, pero esta me ha encantado, así que cuando la nena se vaya de acampada me lio con ella. Besos¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa...!!! Es verdad que cuando se tienen niños pequeños está complicado preparar platos elaborados o de larga cocción, a mi me pasó lo mismo con mis nenas y si además se trabaja fuera de casa es una locura, pero todo eso lo cura el tiempo que crecen muy deprisa...
      Besotes..!!!

      Eliminar
  10. Una barra de pan y aa decirle adios a todo tipo de operaciones bikini. Que pintazaaaa, se ve delicioso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaajajaa y de verdad que si...!!! Estos nos son platos para dietas, pero que bien sientan de vez en cuando...
      Besos y gracias, feliz finde..!!!

      Eliminar
  11. Totalmente de acuerdo contigo, no se puede cocinar en la olla rápida porque sería otra cosa.
    Te ha quedado buenísimo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Alba...!!! Estos platos son muy sencillos, pero si los hacemos en olla rápida los hechamos a perder y es una lástima...
      Besos y feliz finde..!!!

      Eliminar
  12. Recuerdo que en Budapest me fue imposible probar el goulash (por el aspecto que tenía...) claro que si me hubieran puesto uno así como el tuyo, "viendo" lo que como seguro que lo hubiera probado con mil amores. Como todas tus recetas, esta también maravillosa. Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa,tu siempre tan amable... La verdad es que como explico al comienzo del post en sus origenes por lo visto era una especie de sopa espesa, pero yo siempre lo he comido de esta otra manera a medio camino entre carne en salsa y estofado...
      Besos y feliz domingo..!!!

      Eliminar
  13. Tiene un aspecto fenomenal, has llevado este estofado a la perfección gustativa.
    A mi me has tocado la fibra, desde que descubrí este plato en un viaje por centroeuropa es un fijo en mi cocina. Lo que pasa es que a mi me encanta llevarlo al extremo tradicional, a la variante más primitiva de las estepas húngaras y por tanto no utilizo ni patatas ni zanahorias ni tomate y en lugar de comino uso alcaravea. Pero claro, al final lo reduzco a un mogollón de pimentón e ingentes cantidades de cebolla. Ah, en honor a la tradición es de las poquísimas recetas en las que no uso aceite de oliva, sino mantequilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias capi...!!! Hace tiempo que apenas cocino con mantequilla, pero lo tendré en cuenta para el próximo, lo mismo que la alcaravea. Y el pimentón en las grandes cantidades que suele llevar este plato, no gusta en casa y lo reduzco a una cucharada sopera colmada. En cuanto a las cebollas tengo entendido desde siempre que se le suele poner la misma cantidad que de carne y lo del tomate pues no lo tengo claro, pues la receta la saqué de un libro de cocina internacional, pero nunca se sabe si es auténtica o no. Nunca te acostarás, sin saber una cosa más y se agradece...
      Besos y feliz semana..!!!

      Eliminar
  14. Gracias por tu receta, tiene un aspecto inigualable! Se me hace la boca agua! Yo lo comí en Budapest por primera vez hace 16 años en un cuchitril regentado por una mujer muy mayor, y su hijo, nos lo sirvieron desde una olla grandota a mi marido y a mi, generosa ración y exquisito! Me ha recordado mucho esa vivencia! Enhorabuena! <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Anita, es que estos platos de origen muy humilde bien merecen estar en las mejores mesas. Y la verdad es que en mi casa lo celebramos, como al más exquisito de los manjares...
      Besos y buen finde!!!

      Eliminar
  15. Me contaba mi madre que es una cocinare excelente, que de niña la mejor Gulyas que ha comido fue en un aprisco de ovejas, donde trabajaba mi tio. Lo prepararon en fuego abierto debajo del cielo jeje, con muchísimos tipos de carnes, conejo, pollo, vaca, oveja...que según me contaba mi madre y abuelas, es el secreto de esta comida! Se prepara así como tu bien lo has preparado o con algo mas de caldito.
    Es una receta muy característica de Hungria , donde se pone una generosa cantidad de pimentón picante y se come con guindillas picantes jeje
    besos, genial la receta Mina!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa!!! Lo del conejo y el pollo no lo sabía, no sale en ninguna receta que conozca, pero tomo nota, y que era con algo más de caldo ya lo comento al comienzo del post, era más una sopa que un estofado. Lo del pimentón picante, es que en casa no lo soportan, por eso solo le pongo una pizca de cayena y si les pongo guindillas para acompañar me suicidan!!! jajajajaa
      Besotes!!!

      Eliminar
  16. jolin siempre digo de hacerla y nunca encuentro el momento , que ganas de poder hacerla en breve que pinta que rica y parece fácil , gracias se ve deliciosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marga, es super sencilla y totalmente exquisita, te lo aseguro. Tan solo necesita tiempo, porque en olla exprés o rápida no queda igual de rica.
      Besos y feliz finde!!!

      Eliminar
  17. Respuestas
    1. Gracias!!! Está muy rico y aunque necesite de tiempo, vale la pena hacerlo.
      Besos!!

      Eliminar

Blog de recetas tradicionales y caseras, actuales, del día a día y festivas. Ninguna de mis recetas pueden ser copiadas, ni indexadas, en otro blog o página web. Gracias por vuestras visitas, si tenéis alguna duda, me podéis encontrar en https://www.facebook.com/CuinaAmbLaMestressa.
Besitos!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...

Google+Seguidores