viernes, 22 de febrero de 2019

Centollo relleno gratinado



Hoy una receta con centollo, cabra o cranca de mar, txangurro. En casa, nos encanta este crustáceo porque, además de ser exquisito, es muy versátil y lo mismo lo podemos tomar cocido tal cual, como acompañado de una salsa mahonesa, o tártara, o en ensalada. O, como en esta ocasión, gratinado, con un relleno a nuestro gusto, pero que no tape el delicado sabor del marisco. 

Además, es una receta de aprovechamiento, ya que días antes hicimos una mariscada y una ensalada con dos centollos. Así que con las patitas de este, poca cosita más y el resto del pescado y marisco que sobraron, más preparé esta deliciosa receta, que vale la pena hacerla hasta para una ocasión festiva, pues es una delicia que siempre gusta.

Y sin más vamos con esta sencilla y deliciosa receta.


Ingredientes para dos comensales


Restos de la carne de centollo y nécoras cocidas.
Una cola de merluza cocida, aproximadamente 250 gr.
Una lata pequeña de maíz dulce cocido.
Media docena de varitas de carne de cangrejo, surimi.
Un puñadito de gambas, o langostinos cocidos y pelados, aprox. 100 gr.
Un puerro cocido en el mismo caldo del marisco y la merluza. 
Una cebolleta fresca.
Medio litro de leche fresca o sin lactosa.
Pimienta blanca molida.
Nuez moscada.
Harina de trigo normal.
Aceite de oliva suave.
Mantequilla o margarina.
Queso rallado a nuestro gusto, pueden ser sin lactosa.
Sal


Preparación:


Pelamos el puerro, incluyendo la parte verde, que lavaremos bien y lo ponemos en el caldo ya frío, de cocer el marisco. Cuando comience a hervir, incorporamos la cola de merluza, y dejamos cocer 15 minutos. Sacamos el pescado y el puerro y dejamos enfriar, guardando el caldo restante para otras preparaciones, como sopas, salsas o cocer patatas para ensaladillas.

Una vez tibia la merluza, le quitamos la piel y limpiamos bien de espinas. La ponemos desmenuzada en un cuenco amplio, junto a las gambas, las varitas de surimi y el puerro troceados, además de la carne de centollo y nécoras, y el maíz enjuagado y escurrido. Salpimentamos, mezclamos y reservamos.


Mientras tanto, prepararemos la bechamel, que en esta ocasión es un poquito diferente. En una cazuela amplia, ponemos un chorrito de aceite de oliva y una cucharada sopera de mantequilla o margarina.

Mientras toma calor, pelamos y picamos finita la cebolleta, incluida la parte verde y tierna y la incorporamos a la cazuela. La rehogamos ligeramente y añadimos dos cucharadas soperas de harina.

Rehogamos la harina, hasta que pierda el color crudo y agregamos la leche poco a poco. Sin dejar de remover con unas varillas, salpimentamos, le ponemos una pizca de nuez moscada y seguimos removiendo a fuego medio-bajo, hasta que esté espesa a nuestro gusto. Entonces, apartamos y ponemos un par de cacillos en el cuenco con el marisco y mezclamos bien.


Ahora, procedemos a rellenar las conchas de los centollos, que previamente habremos limpiado muy bien e hidratado en agua fría para que no se rompan. Cubrimos con el resto de la bechamel que acepten, espolvoreamos con los quesos elegidos y gratinamos hasta que estén doraditos a nuestro gusto.


Servimos recién hechos, acompañados de pan blanco, un buen vino blanco fresquito ¡¡y ya los tenemos listos para disfrutar!!

¡Recomendaciones! Podemos tenerlo todo preparado del día antes, bien tapado con papel film y en el frigorífico, hasta el momento de gratinarlo, en el que tendremos que poner también en marcha la parte baja del horno, para que esté bien calentito al servirlo.


¡¡Espero que os gusten!!
Bon profit, buen provecho ¡y hasta la próxima receta!

4 comentarios:

  1. Hola Mina. Debo ser un poco raro en según que cuestiones jj y es que no puedo con los mariscos de caparazón. Solo probé un centollo y de eso hace ya bastante aunque su relleno era totalmente diferente, creo que era una vinagreta.
    A quien le guste estoy seguro de que disfruta saboreando como creo que os pasó así que no dudo debisteis disfrutar de una comida fabulosa. Creo que la cocinera tuvo algo de culpa jj.
    Que disfrutes del fin de semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaa a mi costillo le pasaba lo mismo, hasta que les pilló el gusto y ahora le encantan!!! Bueno siendo sincera, todos menos las nécoras, que se las come muy a gusto, pero si puede evitarlas, lo hace. Supongo que es por el nació en el mes del cangrejo y no le gusta comerse su signo zodiacal...jajajaa. Bueno bromas aparte, lo que comiste supongo que es la típica ensalada con vinagreta, que a nosotros también nos encanta. Pero chico, contra gustos los colores, a lo mejor has de volver a catar centollos recién hechos, yo nunca los había catado así hasta que visitamos Galicia y desde entonces me encantan también, recién hechos...jejejee
      Besos y feliz finde..!!

      Eliminar
  2. Hola, qué maravilla, qué ricura!! Nunca lo he cocmido así pero debe ser para disfrutarlo!!!un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa!!! Te lo recomiendo, pues está delicioso, además es ideal para aprovechar restos de marisco cocido, como patas, bocas, etc...
      Besos y feliz semana...!!

      Eliminar

Blog de recetas tradicionales y caseras, actuales, del día a día y festivas. Ninguna de mis recetas pueden ser copiadas, ni indexadas, en otro blog o página web, sin mi permiso y mucho menos en https://www.comparterecetas.com Gracias por vuestras visitas, si tenéis alguna duda, me podéis encontrar en https://www.facebook.com/CuinaAmbLaMestressa.
Besitos!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...